Español

El cuidado de una persona con la enfermedad de Parkinson requiere paciencia, una comprensión de los síntomas de Parkinson, el reconocimiento de la importancia de medicar a tiempo, y la capacidad de prestar apoyo de manera consistente. Los videos que se encuentran sobre estas páginas ofrecen instrucción referente a la mejor manera de cuidar a una persona en la etapa avanzada de la enfermedad de Parkinson. Esta información podrá servirles a los familiares que prestan ayuda o a los profesionales médicos que atienden a una persona con la enfermedad de Parkinson en el hogar.

En la medida que avanza la enfermedad de Parkinson, se percibe un cambio en las responsabilidades de asistencia diaria a nivel general. Usted se enfrentará con muchos retos, pero podrá lograr la mejor atención con la planificación considerada y con conocimiento.
Así haya vivido en su casa muchos años, es posible que su ser querido tenga más dificultad con mantenerse fuera de peligro por los cambios que experimenta con su movimiento, equilibrio, visión, pensamiento o memoria. Es posible que sean necesarias modificaciones para atender los requerimientos tanto del presente como del futuro.
Cuando usted cuida a una persona que tiene la enfermedad de Parkinson, es necesario vivir día por día, pero el ser organizado y planear para una gran variedad de posibles resultados reducirán el estrés en el futuro.
En lo que va progresando la enfermedad de Parkinson, se vuelve cada vez más difícil el movimiento. Es probable que usted tendrá que prestarle mayor asistencia física y debe aprender maneras seguras y efectivas de ofrecer ayuda sin lesionarse usted mismo o a su ser querido.
La enfermedad de Parkinson progresiva puede rendir los quehaceres diarios más difíciles de realizar. Puede ayudar con la seguridad y reducir la frustración el hacer algunas modificaciones a la ropa y a la rutina de vestirse.
Es posible que su ser querido necesite de su asistencia para lograr la nutrición requerida. Hay maneras de hacer que las comidas sean más seguras, menos estresantes y más agradables, a la vez que ayuda a su ser querido a mantener su independencia para alimentarse.
La función de la evacuación y la vejiga puede sufrir un impacto con Parkinson y en el baño en casa ocurre un número significante de caídas que resultan en lesiones. Ponerle atención al ambiente y a la rutina puede ayudar a reducir los problemas.
Es importante reconocer y adaptarse a los cambios en el pensamiento y en la memoria, por más frustrantes y alarmantes que resulten, tanto para la persona que sufre de Parkinson como para la familia.
Las pastillas en su momento preciso es un concepto crucial en el manejo de los medicamentos para Parkinson. Mantenga organizadas las pastillas, programe recordatorios para la hora en que se deben tomar, y tenga la seguridad que los medicamentos recetados para otras afecciones no afectan adversamente los medicamentos para tratar la enfermedad de Parkinson.
Los síntomas de la enfermedad de Parkinson de etapa avanzada podrán reducir la capacidad que tiene su ser querido de participar en las actividades de ocio. Es importante animar la actividad física, mental y social, para aumentar la movilidad y realzar la calidad de vida.
El salir de casa puede ser un proceso pesado para la persona en la etapa avanzada de Parkinson. Tenga en cuenta todos los detalles antes de salir, y que la casa y los destinos sean fáciles de acceder.
La enfermedad de Parkinson genera muchos retos al buen dormir, tanto para la persona que la sufre, como para el encargado de sus cuidados, pero descansar lo suficiente es un componente importante para la vida sana y de calidad en general.